Por: María Carmona Sánchez

 ¿Dónde habita nuestra mente?

¿Cuál es la relación entre la mente (psique) y el cuerpo (soma)?

La dicotomía entre mente y cuerpo nos acompaña desde los filósofos griegos, pero quizás haya sido Descartes con su llamado “punto muerto” el que creó más incertidumbre al dilema cuerpo-mente.

Descartes localiza el punto de encuentro entre el alma y el cuerpo en la glándula pineal, y plantea la relación de la mente con el cerebro y el sistema nervioso, pero al mismo tiempo traza una distinción ontológica entre el cuerpo como extensión y la mente como puro pensamiento.

En 1818, Heinroth utiliza por primera vez el término “Psicosomática” el cual viene a unificar en una sola palabra, la mente y el cuerpo. A partir de aquí se desarrolla la rama de las ciencias médicas denominada Medicina Psicosomática. Al carecer de demostraciones científicas, esta ciencia se basa en observaciones y la descripción de perfiles psicológicos presentes en ciertas enfermedades.

En este sentido surgieron Escuelas de Psicosomática como la Escuela Norteamericana de Psicosomática de Dunbar, Alexander, Deutsch y otros, la de Pierre Marty y la de Samí Alí, en París o la de Chiozza en Argentina.

En los años 70 y 80, el doctor Ryke Geerd Hamer con su “Nueva Medicina” centró sus estudios en una observación empírica, de la cual nació todo un modelo teórico que describe 5 leyes fundamentales en la medicina. Hamer observó que el inicio de toda enfermedad orgánica coincide con el inicio de un conflicto psíquico importante al que denominó „conflicto biológico”. Encontró, en un principio, para cada órgano una correlación directa un tipo de conflicto específico. Más tarde encontró también una correlación con una zona cerebral específica.

Según Hamer, el cerebro viene a ser el intermediario entre la mente y el cuerpo, existiendo un eje psicosomático para cada órgano: el eje psique-cerebro-órgano.

Estos hallazgos los demostró el Dr. Hamer mediante tomografía axial computarizada (TAC) y fueron validados en su día por la Universidad de Düsseldorf, Alemania. Hamer encontró que para cada conflicto biológico aparece una imagen en una zona específica cerebral, visible mediante TAC cerebral y que a su vez, esta imagen aparece a nivel orgánico, visible mediante TAC únicamente en órganos compactos como el hígado, los riñones o el bazo.

Puede decirse que el Dr. Ryke Geerd Hamer fue el primero en brindar a a las ciencias médicas una demostración científica de la unidad mente-cuerpo.

Candace Pert estudió el cerebro humano desde un punto de vista celular y molecular. Centró su atención en especial en la membrana celular que hoy en día es considerada como “cerebro celular”. En su libro

Molecules of Emotion, Pert describe los receptores “neurales”, receptores que procesan la información en las membranas de las células nerviosas. Pert descubrió que estos mismos receptores “neurales” están presentes en todas las células del cuerpo.

Sus experimentos establecieron que la “mente” no estaba localizada en la cabeza, sino distribuida a lo largo y ancho del cuerpo en forma de moléculas señal.

En los últimos años, la investigación científica ha realizado descubrimientos fundamentales que vienen a confirmar en cierto modo el paradigma de la unidad mente-cuerpo.

 

 

Bibliografía:

Lipton, Bruce H.: La biología de la creencia, ed. Palmyra, Madrid, 2007

Hamer, Ryke Geerd: Kurzfassung der Neuen Medizin, Amici di Dirk Verlagsgesellschaft, Köln, 1994.

web: psiconeuro.blogdiario.com

web: http://platea.pntic.mec.es/~macruz/mente/descartes/siglo17.html

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

2018© Instituto Antares Diseñado LabDesign

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?